jueves, abril 29, 2010

Sin sueño




Descorriendo los velos
ahondando
sobre el estante muerto,
yacen los recuerdos.

El hombre de ayer
camina otro tiempo
mira con ojos extintos
el alma del mundo.

Espera,
mide,
respira,
espera,
y existe.

No resiste
los linajes amarillos
que se concatenan
tras las hojas
del rincón de madera vieja.

Y el momento dice "basta"
extingue la mecha
y tarda
antes de dibujar
el punto final.

Disfruta cada segundo.

----------------------------

Sirve la almohada entonces
de refugio de esponjas,
de sádica
voz conciente
antes del descanso.

Cuela en mi oído
cazuelas repletas,
envases vacíos
que me atormentan.

Dibuja en mi cintura
la duda grillete
y enfría
mis entrañas.

Abre paso
a ondas dolorosas
sintonizadas
con mi fibra desgarrada,
con mi tedioso anclaje,
con el llanto,
dentro mío.

Prepara
la breve muerte
que mi ser
requiere
para resucitar.

1 comentario:

Lau dijo...

muy bueno...

(lindo blog!)